La música es parte de la imaginativa popular que se hace presente de forma aleatoria y en distintas formas y esencias. La necesidad de apelar a la nostalgia de nuevas generaciones y de entusiastas de la música ha colocado al vinil como un objeto de culto y es de nueva cuenta parte importante de la escena sonora mundial. TONELADA es un proyecto mexicano que reivindica este formato, la Fundación Alumnos47, Valeria Villalobos y Alan Ornelas son creadores de esta iniciativa.

El primer paso de TONELADA fue el contacto de Villalobos y Ornelas con Rosa Contreras de Fundación Alumnos47 que tenía ya el proyecto gestándose en mente: “Contreras me habló del proyecto de la Fundación, así que agendamos una visita y fuimos a conocer esta increíble casa y el acervo de vinilos que tiene. Cuando entramos a ese estudio y vimos la locura que era ese tapiz de discos decidimos que teníamos que hacer algo para que la gente pudiera disfrutar de esa incomparable tonelada de música tanto como nosotros. Hay mucha gente que nunca ha tenido la experiencia de poner un vinil ¡y en Alumnos47 podía tenerla gratuitamente! Así que justo comenzamos a planear modos de atraer a la gente a la casa y profundizar en su experiencia musical desde los objetos. Así fue como comenzamos a armar las mesas, conferencias, exposiciones y proyecciones que hoy forman el programa, buscando reflexionar sobre las materialidades que forman parte de la experiencia de la música, sobre todo desde el vinil”, comenta Valeria Villalobos, “su proceso de gestación ha sido arduo pero muy estimulante. Cada una de las personas que participan en el programa son expertos que nos brindaron su apoyo desde el inicio sin esperar nada a cambio. Todos han sido muy propositivos y se han involucrado mucho. Creo que compartimos un amor bastante genuino– o tal vez bastante ingenuo– por la música, el arte y el placer de compartir y hablar de él”.

BACK TO BASICS

Hablamos de añoranza, de volver a lo básico o lo más elemental, para TONELADA si bien la nostalgia es una estrategia de mercadotecnia, también es un elemento interesante para analizar en este resurgimiento del vinil, “el streaming rara vez se utiliza para escuchar proyectos musicales completos, es una plataforma de singles. El vinil, en cambio, implica el acercamiento a un proyecto musical en su totalidad. Creo que debemos entender el streaming como una excelente opción, probablemente la más cómoda, pero no la única”, nos comenta Villalobos y al concebir el disfrute de un disco como un todo y no a piezas, nos viene a la mente una revelación del músico argentino Charly García: “Hay temas que nacieron para abrir los discos, canciones ideales para cerrar la primera faz y otros que piden a gritos ser incluidos como el segundo tema del lado dos”. 

UN RITUAL A INFINITAS REVOLUCIONES POR MINUTO

“El resurgimiento del vinilo también puede ser un contrapunteo frente al aislamiento que en ocasiones genera la tecnología. Si bien hay muchas tecnologías que abogan por la comunidad y el contacto, comprar un vinilo, como comprar libros impresos, implica una interacción entre personas y una vinculación con el propio cuerpo. Cuando compras un casete, un CD o un vinil (a menos que lo hagas en alguna plataforma) interactúas con el tendero que te sugiere récords, te mueves entre los anaqueles mientras escuchas la música de la tienda y las conversaciones y sugerencias de otros compradores. Después, cuando finalmente lo tienes y lo pones en tu torna hay una especie de ritual que te implica. Creo que hay respuestas, en la cultura en general, que apelan a volver a disfrutar del tiempo que la era digital acelera, un ejemplo es el resurgimiento de los autocinemas, se trata de disfrutar lo perdurable y la interacción con la comunidad”.

COMPILADO HISTÓRICO

Guillermo Santamarina, pieza clave en el arte multidisciplinario de nuestro país, vendió gran parte de su colección a la Fundación, “él quería dejar una suerte de columna vertebral de la historia de la música para entender cómo de esa selección parten todas las posibles combinaciones de la música actual. Al darle a Alumnos47 su colección busca que ese conocimiento almacenado en sus 7700 discos se comparta para que cada persona haga su propia lectura y resignifique la historia musical desde su experiencia”, comparte Rosa Contreras, una colección de discos que suenan hoy como un legado histórico no sólo sonoramente sino como un compilado de arte.

OBJETO DEL DESEO

Hablamos de música como arte pero también como negocio, ¿qué tanto nos cuesta hoy en día intercambiar, coleccionar, hacernos de reediciones e incluso de preciados bootlegs. ¿Será hoy el vinil un objeto de lujo? Alan Ornelas nos responde:En este país cuesta muchísimo. Desgraciadamente, México dio pasos muy rápidos en la transición del vinilo a otros formatos como el cassette o el CD para sustituirlo como el producto de venta masiva; las grandes compañías apostaron todo al nuevo y mejor formato digital. Eso hizo que el formato se fuera diluyendo, que las máquinas se vendieran y que hoy, cuando el formato físico vuelve a tener tanta fuerza, se vuelve un producto lejano para nosotros. Ahora las majors están volteando a recuperar su catálogo en formatos físicos, cada vez hay más tiendas de discos, el formato se ha adaptado al nuevo modelo e-commerce, pero se siguen pagando fuertes impuestos por ellos. Todo depende de la línea que seguirá tu colección, siempre hay grandes títulos usados que se pueden conseguir a buen precio, siempre habrá bootlegs y primeras ediciones a precios estratosféricos, y las reediciones llegan a cada vez más lugares, la competencia de precios es real: qué mejor momento para el melómano de vivir el reboot del vinilo con cada vez más opciones”.

ALTA FIDELIDAD

Uno de nuestros coleccionistas favoritos de viniles en la cultura pop es sin duda Rob Fleming. Este personaje delineado por Nick Horny en High Fidelity y que hizo realidad John Cusack. Retomamos su curiosa costumbre de elaborar listas y TONELADA nos comparte sus cinco razones para amar y revisitar el formato vinil:

  1. Una experiencia musical envolvente
  2. Escuchar proyectos musicales completos
  3. Por la fidelidad del sonido
  4. Por el contacto con otros formatos musicales
  5. Por el valor histórico del formato

Valeria Villalobos: “hablando de música todos somos sinestésicos, no sólo escuchamos música, sino que vemos música y tocamos música, todos nuestros sentidos entran en ella, por eso los formatos físicos son importantes aún, porque nos importa tener experiencias más inmersivas, es difícil ver el arte de un disco en una pantalla de smartphone. Queremos  ver las portadas en grande, los carteles, transitar por espacios de circulación musical”. Porque amamos el vinil y estamos de acuerdo con las palabras del productor estadounidense Joe Blaney: “los casetes son para putas, los compacts para yuppies y un disco es un disco.” Vamos con TONELADA.

Del 18 al 21 de Abril. Fundación Alumnos47:  Alumnos #47  Col. San Miguel Chapultepec Del. Miguel Hidalgo, México, DF. Entrada libre.

Programa completo

Miércoles 18 de abril
Presentación de Casi todo lo que sé acerca del vinyl (Marvin, 2014) de Mauricio “micro” Esparza, 19:00 h.
Exhibición de portadas: Oaxaca en Vinilo.

Jueves 19 de abril
Charla: “Vinil: pensamientos en torno al objeto”, 18:00 h
Charla: “Cartelismo musical: diagnóstico de una industria”, 19:00 h
Inauguración de exposición: 10 años de cartelismo musical, 20:00

Viernes 20 de abril
Charla: “Coleccionismo musical”, 17:00 h.
Conferencia: “El Chopo: espacio de circulación musical”, 18:00 h
Charla: “Interface: convirtiendo cine en vinil”, 19:00 h
Proyección de Our Vinyl Weighs A Ton, documental sobre Stone Throw Records, 20:00 h

Sábado 21 de abril
Bazar de discos en KIOSKO, 12:00 a 20:00 h
Dj sets y música en vivo, 13:00 a 21:00 h

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.