Jaimecedario 

A B C

Poco antes de que naciera mi primer hijo, Jaime, explica fromthetree, empecé a plantearme muy seriamente qué es lo que yo, como padre, quería transmitirle. Caí en la cuenta de que lo mejor que podía darle era el gusto por la vida. Así, comencé un abecedario ilustrado con el deseo de acercarle la grandeza y el secreto de las cosas. Conversando sobre las imágenes con mi amigo Nacho de los Reyes, profesor de Filosofía, comprendí que el Jaimecedario ganaba vida con su mirada curiosa y atenta. Así, comenzamos un trabajo de años, cocinado a fuego lento, en el que textos y dibujos se iban transformando a través de nuestra experiencia compartida. El resultado de este diálogo es el Jaimecedariouna introducción apasionante al mundo y a las palabras, editado por babidi-bú.

A de Avión

Su padre, asomado a la ventana del salón, los vio entrar por la parte de atrás, cansados y llenos de barro. Al cruzar la puerta del jardín se abrazaron, dándose palmadas en la espalda. Este es su idioma. Habían salido a correr o a montar en bici, o a hacer escalada, o todas las cosas juntas. Aunque ya está acostumbrada, su madre los espera con impaciencia, y mira el reloj dos o tres veces, y más de tres. Pero cuando vuelven, más sucios, más acalambrados y hambrientos, vuelven más hermanos y su madre se siente más madre.

I de Inundación

Me dice que le ha bastado un guiño. ¡Después de años! Meses y meses de silencios aplastantes, muecas hirientes, cejas arqueadas y, al fin, una ristra infinita de reproches y cuentas archivadas. “Era como estar ante un cuerpo muerto, un cuerpo que ya huele”, me contaba. Y ahora me dice que le ha bastado un guiño, ¡un guiño! Nadie más se dio cuenta, pero un “casi nada” los rescató de la nada.

N de Noche

Hubo un tiempo en el que los hombres se dormían mirando al firmamento. Ellos se hicieron grandes en el silencio de la noche. Nosotros, seres sofisticados y mejorados, nos hacemos insignificantes delante de pantallas y luces artificiales. Bastaría con que en medio de nuestros entretenimientos nos asomáramos por un instante al gran espectáculo y nos sintiéramos pequeños, y enormemente afortunados.

Fromthetree

Luis Ruiz del Árbol Moro, Pontevedra, 1977, es abogado e ilustrador. Ha realizado ilustraciones para varias revistas (Ibi Oculus, Numenor, ResPublica) y más recientemente para el poemario Cero, de Pablo Luque Pinilla (Renacimiento, 2015). Tiene cuatro hijos, el mayor de los cuales, Jaime (nacido en 2011), da nombre al Jaimecedario.

Nacho de los Reyes

(Valladolid, 1984) es profesor de Filosofía en el Colegio San Ignacio de Loyola (Torrelodones). Dirige desde 2016 la plataforma educativa Be Education. Doctor en Filosofía por la UCM y el University College of Dublin. Casado con Rocío, tiene dos hijos, Manuel y María.