Los 5 procesos de la demencia senil en el retrato

Por Mónica Dávalos

Para el antropólogo Marc Augé, la memoria y el olvido guardan en cierto modo la misma relación que la vida y la muerte, el objetivo de este proyecto es presentar el olvido como un tratado de la utilización del tiempo, visualizar el retrato en la demencia senil desde el soporte gráfico. Dado que lo visual se mide por la experiencia emocional de la representación, para este proyecto se retoman los casos de pintores con demencia senil como William Utermohlen, Carolus Horn y Willem de Kooning donde se pueden identificar 5 etapas las cuales experimenta desde lo visual, la persona que padece el trastorno.

Repetición

Es la primer etapa del trastorno. Se traduce en la aparición de figuras de manera recurrente.

Uno tiene que comenzar a perder la memoria, aunque sólo sea de forma fragmentada, para darse cuenta de que la memoria es lo que hace nuestra vida. La vida sin memoria no es vida en absoluto, nuestra memoria es nuestra coherencia, nuestra razón, nuestro sentimiento, nuestra acción. Sin ella no somos nada. (L. Buñuel)

Condensación

Es la segunda etapa y en este proceso los fondos se saturan.

Inundados por enormes cantidades de información noticiosa perdemos la noción de las grandes narrativas, de la continuidad del tiempo, de la memoria. (Rushkoff)

Distorsión

Tercer etapa del trastorno, la imagen se confunde entre la realidad y la imaginación. El retrato siempre tiene algo de íntimo y algo de público, una tensión evidente entre exponerse y distanciarse.

Regresión

Para esta etapa es evidente la pérdida de la perspectiva y el estilo infantil del trazo.

Una mala memoria tiene como efecto correr un velo de incertidumbre sobre el movimiento del tiempo; El miedo al olvido, identificado con la muerte, y el miedo al recuerdo, identificado con el sufrimiento. (Augé, Marc)

Transformación

Última etapa del trastorno. La distorsión anatómica y la fisionomía de la figura humana son irreversibles. En el retrato contemporáneo, se desfigura así el rostro sobre el soporte, para que el espectador reconstruya la imagen con su imaginación y con su memoria. Se muestra el retrato sugerido desde la ausencia y la metáfora.

MEMORIA PARA EL OLVIDO


William Utermohlen

1933 – 2007

Diagnosticado con alzheimer a los 65 años, el pintor norteamericano de origen alemán William Utermohlen emprende un ejercicio de memoria a través de una serie de autorretratos que reflejan la progresión de la enfermedad. En la imagen un autorretrato realizado en 1967, antes de padecer alzheimer, seguido por otro de 1998 y el último de la serie del año 2000.

 Vía El País

Autora


Mónica Dávalos

Ilustradora

Egresada de la Universidad de la Comunicación, tiene un diplomado en marketing y Gestión Cultural por el Centro Cultural Border. Ha participado en exposiciones colectivas con obra plástica en la Casa de Cultura Jaime Sabines, en el Corredor Álvaro Obregón, En la Escuela de Iniciación Artística No. 1 perteneciente al Instituto Nacional de bellas Artes, en el CCH Vallejo y en el Espacio Arterial, galería de la Universidad de la Comunicación

Ha tenido participación en concursos internacionales de ilustración y diseño en los cuáles ha quedado seleccionada como fue el Graphic Stories Cyprus en marzo de este año, con el cuál tuvo la oportunidad de estar presente en la exposición “Nicosia, the city of Utopia” en Nicosia, Chipre.

En febrero de este año quedó seleccionada en el International Reggae Poster Contest, con su ilustración Wadadli dentro de la categoría Roots. El cuál fue expuesto en el Reggae Hall of Fame Museum for Kingston, Jamaica.

Actualmente Mónica busca mezclar dos de sus grandes pasiones, la música y el dibujo por lo que ha trabajado con diferentes exponentes de la música reggae como son, Protoje, Jesse Royal, Naciamaj Uhuru, Blackmattic, Everton Blender, Sizzla, entre otros.

 Instagram