“Las mujeres son un ejército aparte. Observen sobre todo sus ojos.”
Charlie Chaplin.

Decía Richard Avedon que la fotografía es un arte triste, porque retrata la vida y la muerte que hay en cada rostro. Martina Matencio Ruiz Peinado -Lovenenoso- ha creado a través de su trabajo fotográfico para Luna de Marte, una marca de ropa de segunda mano creada por ella y una amiga hace tres años, un estilo propio donde el cuerpo narra pequeñas historias.

No intento representar tristeza en mis fotografías pero tampoco felicidad: LovenenosoHaz click para twittear

Nada existe sin su opuesto, afirma Martina, no existe felicidad sin tristeza ni tampoco tristeza sin felicidad. No intento representar tristeza en mis fotografías pero tampoco felicidad, sin querer me doy cuenta que creo historias con mis imágenes, o eso es lo que acaba diciéndome siempre la gente, cada foto cuenta algo diferente sin saber el final, de alguna manera siempre pienso que lo que represento no es más que la vida misma. Nunca puedes saber qué pasará después. Para mí la vida es un misterio.

El cuerpo humano me parece sumamente bello, continúa, y creo que dice demasiado de la persona como para dejar de escucharlo. Me gusta poder fotografiar esos cuerpos a veces débiles y otras no tanto, pero al fin y al cabo es nuestra armadura para soportar los golpes da la vida.


Ver galería

Sentir es lo mejor que hay

Las buenas ideas se parecen, la fotografía, la literatura y la música. Me encanta escribir, lo hago desde los 16 años, sobre todo poesía, pero casi siempre acaban siendo pequeñas frases que se quedan como pie de foto en alguna de mis imágenes. Me encantaría sentarme un día y poder dedicarle tiempo a crear algún libro donde se muestren mis textos y mis fotos, realmente acaban siendo la misma cosa pero expresadas de diferentes maneras, confiesa.

Los personajes de las historias que cuenta Martina y que se expresan con el cuerpo pero sobretodo con los ojos, reflejan una sensualidad vital llena de ideas e iniciativa. Sentir es lo mejor que hay. Me gusta mostrar la sensualidad que puede llegar a dar una persona, me gusta mostrar al mundo cómo una persona puede dar más de lo que ella cree, de alguna manera es un reflejo de lo que deseo, pero no de mí, si no del otro, por eso mi mirada es tan contundente a la hora de fotografiar. Siempre que fotografío tengo la sensación de sacar algo de esa persona que ella misma no puede ver, dice Martina.

Realmente estoy muy feliz de haber conseguido todo lo que he conseguido con Luna de Marte, aunque aún me quede mucho trabajo. Ahora mismo Luna de Marte es un proyecto que me gusta y me motiva, y mientras pueda permitírmelo trabajaré en ello para que crezca más. Lo importante es hacer lo que realmente te gusta y por ahora tengo la suerte de dedicarme a lo que me gusta, quiero seguir trabajando en algo que realmente me haga feliz, ahora y siempre, y ahora mismo es no parar de fotografiar nunca, concluye.

Deja un comentario