Piensa que no es poco
escuchar una música
jamás oída
Horacio Benavides

Martín Tonalmeyotl es originario de Atzacoaloya, municipio de Chilapa de Álvarez, Guerrero. Es poeta y narrador nahua. El 18 de abril de 2015 escribió en La Jornada del Campo, suplemento del periódico La Jornada: “Hoy tengo ganas de decir cosas pero seguramente no acabaré, porque mi tierra es muy grande pero más grandes son aún la tristeza y el silencio en que vive. Aquí no pasa nada y no se puede decir nada porque hay hombres viento vigilando a los mortales. El año pasado mataron a don Santos apodado Santos Calaca, de ahí siguieron don Alberto y su hijo Emilio, quien dejó a su esposa joven e hijos pequeños; luego llegó el día de Rufino, un joven fornido y muy amable que amaneció muerto en el zócalo de la comunidad. La gente no ha dicho palabra alguna acerca de ellos ni mucho menos de quién los mató.”

¿Qué puede hacer la poesía contra la violencia? Javier Benavides, hermano del poeta colombiano Horacio Benavides, fue asesinado en La Elvira, un corregimiento de Cali, Colombia, sólo por tener otras ideas, por pensar diferente: “Una tarde de regreso a casa / escuchaste una música extraña /el crujir de mínimas armas /airados metales.” “No se pudo investigar nada –eso no se investiga– y el crimen quedó impune. Esa historia, y todo lo que uno lee y oye sobre nuestra tragedia, me hace querer decir algo que valga la pena.” Cuenta Horacio Benavides en Revista Arcadia y agrega: “Yo creo que primero escribir poesía, si alguien a sentido un dolor muy grande, puede ser un bálsamo. Yo viví eso con la muerte de mi hermano y sufrí los primeros años pero cuando me puse a escribir, recordando todo lo que pasó, que es una historia muy particular, muy dolorosa, y hasta mágica con cosas que uno no espera como los sueños, y cuando salí de ahí me sentí aliviado.”

La palabra de Martín Tonalmeyotl dice las cosas que no se pueden decir. La poesía rebasa el silencio de tragedias compartidas. “La palabra no se ofrece, / no se debe de ofrecer, se debe de compartir…” Hay en su decir mucho de nuestra indignación: “Duele estar en casa con un fierro en la frente. / Duele ver morir a los demás / y no poder respirar frente a los vómitos de fierro.” Y comparte con Horacio Benavides la fe en lo imposible.

Tepostlauilanajle

Tsiouej niman tiuajlouej: tikuitlapaniaj chikaualistle, tikuitlapanuiaj mikilistle
San tlinuele tiktemikej: tlayespetlantok, chokalo niman noye tlatememejkantok
Tikitaj se konetl chikajtok: kema palane, tsopelia, kamatsopelia, xaka kitasneke
on konetl kampa ichikaualis niman tochikaualis, yokinnemakiltijkej tsopilomej
yokinnemakiltijkej koyomej uan sa notenpajpalojtokej niman kinekej techkuaskej
kampa tla xkintetexouaj toomikuan uan chikajkej niman tlachijchijtin ika kojtin
peuaskej ijtikuakualakaskej niman xkipiyaskej tlinon kejeuaskej ijtik inkuitlatetonpits
niman xkipiyaskej tlinon kinkualtiskej inkuitlaokuiluan.
Najua nikijtoua matitlauanikan pampa ijkon
ueliskej tikelkauaskejkampa ipan in tlaltiaktle
mojmostla techmiktsiaj ken chichimej, uan noyej tekuanej…

El tren

Cada paso es un regreso: hacia la vida, hacia la muerte
Cada tren es una pesadilla: de sangre, de hambre, de telarañas
Cada niño es un fruto: podrido, dulce, agridulce, qué importa
de todas formas la vida está vendida a los carroñeros
a los coyotes rancios que ambicionan devorarnos vivos
porque si no comen de nuestros huesos de árbol
sus panzas de ollas barrigonas quedarán huecas
y no gozarán de un pedazo de mierda con que alimentar a sus parásitos
Hay que emborracharnos digo yo
para olvidarnos que en esta tierra
día a día nos están cazando como perros rabiosos…

Notlajtoltsin

Pake notlajtoltsin.
Uetska niman notlatlaloua ken se masatsintle.
Tsijtsikuine niman nokuatechkua ika moxtle,
nokuatlajtlatsia ika tonaltsintle.
Pake nokuikatsia pake.
Tlakakalatsa ika uetska.
Tlamapipichoua ken se telpokatsin
niman nijtotsia ken itla ajkomalakotl.

In tonajle youajkis ipan ojtle,
yonoxochitlakente ken nonantsin,
sa yektle, sa istak ken ajuaxtsintle.

Ipan ojtle, yope kinteititsia ichichiualtsitsiuan,
nekchichiualtsitsintin kan meyaj tlajtoltin,
kan tlakuaj xochitlakamej.
kan tlalkokonej inneluayotsitsitiuan ixuaj,
-tlajtoltsintle tlanemilkiyajtle-.


Mi lengua

Alegre está mi lengua.
Ríe y corre como venado.
Brinca brinca hasta golpearse con las nubes,
hasta qemarse los cabellos con el sol.
Canta gozosa canta.
Ríe a carcajadas.
Chifla como infante
y baila como remolino.

En este día ha salido a la calle,
vestida de gala como mamá,
bella y cristalina como el rocío.

Sobre la calle, muestra sus pechos,
dulces pechos manantial de palabras,
alimento de hombres-flor,
raíz de niños-tierra,
-lluvia de pensamientos-.

Tiktetekiuiltis

Tikinxikoltis motenxipaliuan se tokni uan melauak amike
niman kema tikinkuijkuilis,
kijtosneke tej ueye tlajtlakojle kampa san tiktlatoliniltsia
niman yajua tej kinekesia kimpachichinasia
on yemankatsitsintin kuajtontin uan onotokej motempan.

Tikintekiuiltis moyektlajtoltsitsiuan tokniuan uan xtlachaj
kijtosneke tej ompa tikinchixtos on maseualtin uan xkaman
yejkoskej kuak ipan oksekimej tlaltipaktin
ipan okseke uejueye amej niman ipan oksekimej ixtololojtin,
sa kichaj mototonka niman moyemankatlanapalol.

Tikintlayokolis motlajtoltsitsiuan tokniuan uan nakastapaltikej
kijtosneke tej kentla tiknojnojtsasia on ajakatsintle,
ajakatsintle uan tekuane niman kimpijpilinaltsia xochitsitsintin,
uan kinuajuatsa kojtsitsintin iuan tenxipaliomej
uan inuaxka on tlakamej uan melauak xtlenmiliaj.

Se tlajtoltsintle amo notetekiuiltsia,
xkipiya tleka notetekiuiltis,
tlajtoltsintle notetlayokolia niman kan notetlayokolia,
kineke te mayolchikaue ken itla tlaltepetlatl
kema,
ika on tlajtoltsitsintin yolik nochijchiuas se tepantle
kema se kaltsintle uan kuatsaktsias ika xochitlajtojle.

Ofrecer

Ofrecer tus labios a los ávidos de sed
y luego oír de ellos
es sinónimo de pecar porque uno queda con las ganas
de beber del dulce líquido de aquellos carnosos
y suaves almohadas acostados sobre la puerta de la boca.

Ofrecer tu alegría a las personas ciegas
es como penar en la lejanía de la espera
cuando en otras tierras,
en otros mares y en otros ojos,
solo se espera el frágil calor de un abrazo tuyo.

Ofrecer tu palabra a los sordos de corazón
es como hablar con el viento,
un viento seco que exprime la piel de las flores,
exprime el tallo de los árboles y los labios
de los hombres pobres de conciencia.

La palabra no se ofrece,
no se debe de ofrecer,
se debe de compartir y en ese compartir,
hacerlo más fuerte que los bloqs de cemento
para después,
construir una casa con paredes
y techos de palabras hasta convertirlos en poesía.

Martín Tonalmeyot

martin-jacinto-mezaMartín Tonalmeyotl (Martín Jacinto Meza, 1983), originario de Atzacoaloya, municipio de Chilapa de Álvarez, Guerrero. Lic. en Literatura Hispanoamericana por la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro), Mtro. en Lingüística Indoamericana por el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS) y profesor de lengua náhuatl en la Universidad Intercultural del Estado de Puebla.

Algunos de sus poemas y relatos han sido publicados en la revista Sinfín, Rojo Siena, Revista Electrónica Luz desde el inframundo, en el suplemento quincenal Colibrí/ Publicación en lenguas originarias del periódico 24 Horas Puebla, en el periódico la Jornada en los suplementos: La Jornada del Campo y Ojarasca, entre otras. Es integrante del libro: Los 43 Poetas por Ayotzinapa (2015) de Ana Matías Rendón.

Deja un comentario