Ekaterini Karanika, fotógrafa griega, revela en su ensayo fotográfico la particular perspectiva del color rojo en la vasta cultura China. En la Cultura China las cosas pueden ser relacionadas al todo, a través de procesos continuos de armonía entre lo viejo y lo nuevo así como en tradición e innovación. En su ensayo Karanika muestra no sólo su propio encantamiento y atracción ante esta cultura, además da un acercamiento del día a día en ese país.

Después de vivir algunos años en China, ella se percató de la fascinación común por el color rojo en las personas. Rojo en la comida, en ornamentos tradicionales, en las paredes y calles, en la ropa, para levantar la vista y encontrarse con el rojo de la bandera por saludar. “China Red” el poder del fuego y alegría como una laca que se esparce en cada rincón. La atracción de Karanika aumenta al seguir fotografiando por las calles.

El rojo es un color muy poderoso, tanto en tiempos antiguos como en la actualidad se ha asociado con el fuego, el sur y el verano. Su magnífica presencia a través del tiempo lo ha convertido en un elemento icónico. Katerina se refiere a este color como “explosivo, dinámico y entusiasta”, como fuente de investigación, es el color de las celebraciones, festivales y bodas. Según las personas, usar elementos de este color llega a protegerte del mal, brindando fama, felicidad, armonía, prosperidad, paz y una vida eterna. Durante el tiempo que Ekaterini Karanika estuvo fotografiando, poco a poco fue enamorándose del idioma y las personas, así nos revela la singular perspectiva del color rojo en China.

El rojo es un color muy poderoso, tanto en tiempos antiguos como en la actualidad se ha asociado con el fuego, el sur y el verano.Haz click para twittear

Deja un comentario